A tiro de piedra del Estrecho: Rajú es el pueblo abandonado en Nochevieja

A tiro de piedra del Estrecho: Rajú es el pueblo abandonado en Nochevieja
A tiro de piedra del Estrecho: Rajú es el pueblo abandonado en Nochevieja
Anonim

Una despoblación tan rápida como la fuerza devastadora de una inundación repentina, exactamente como la que azotó el pueblo de Rajù la noche del 31 de diciembre de 1972, marcando así el epílogo de las benévolas esperanzas rurales de este pequeño pueblo de la provincia de Mesina

Esta es una de las 27 aldeas del municipio de Fondachelli Fantina que, en su apogeo, tenía unos 400 habitantes. Excepto que para reescribir la historia de este pueblo siciliano y de las familias que vivían allí hubo una violenta inundación que hizo que el arroyo Fantina adyacente se desbordara, que literalmente inundó gran parte del país y se llevó con él incluso una familia entera de 4.

Una triste historia que rodea a este pequeño pueblo en el área de Messina que una vez fue un lugar de sencillez, donde la gente vivía principalmente de la agricultura, el pastoreo y la artesanía, pero que hoy es solo el alma silenciosa de un pueblo fantasma, como si fuera el escenario perfecto de una película de fantasíaDespués de la violencia destructiva de la inundación en la víspera de Año Nuevo, la aldea fue pronto abandonada en los días inmediatamente posterioresla catástrofe y toda la población de Rajusa se desplazó a los municipios vecinos, moviéndose la mayoría entre Barcellona Pozzo di Gotto, Terme Vigliatore, Trappitello di Taormina, Rodi Milici, Novara di Sicilia y Giardini Naxos.

A pesar del desastre, el corazón del centro del pueblo sigue en pie hoy y, al menos desde el exterior, parece estar en buenas condiciones generales y muchas de las casas, anteriormente todas habitadas, han de hecho permaneció abierto y claramente visibledesde el exterior, aunque en un completo estado de abandono.

Quien documentó el estado de este pueblo fantasma fue el fotógrafo siciliano Cristiano La Mantia, quien realizó una exploración junto con Giovanni Polizzi y Claudio Licitra, los tres fundadores del colectivo fotográfico Liotrum Urbex Sicilia (del que hablamos aquí).

«Fui a Borgo Raju durante un día sombrío ya veces lluvioso - dice Cristiano. Fue fácil llegar al lugar, llegando en coche Tuve que atravesar una arboleda que lo encierra y que es el cofre del tesoro de este pequeño pueblo abandonado.

Después de haber explorado todo el caserío, tomando mis fotografías, me doy cuenta de que las motos cruzan a menudo por estos callejones que suben a los cerros circundantes e inmediatamente porque eso es realmente sugerente l en presencia de la naturaleza que, ante el abandono humano, va recuperando poco a poco el territorioque le fue robado, haciéndolo surrealista y oculto a los ojos de los transeúntes».

Tema popular